Proceso de trabajo

Entre los últimos días de Octubre y los primeros de Noviembre, el coordinador llevó a cabo un pequeño proceso de documentación inicial, especialmente a través de Internet. Al mismo tiempo mantuvo los primeros contactos con otros profesores y profesoras a fin de recabar su colaboración en el proyecto. Esto le permitió elaborar, antes del 6 de Noviembre, tres documentos distintos. En ellos resumió los contenidos más relevantes del curso de formación de coordinadores, estableció un primer calendario de trabajo, y esbozó un borrador de proyecto, incluyendo una breve exposición de los resultados de la documentación previa, con especial mención de los valores y fragilidades de la Sima y la Marfea, y aportando algunas posibles ideas de intervención.

Más significativa resultó la visita de algunos profesores a la Sima el jueves 10 de Noviembre. Nos permitió completar el diagnóstico previo y confirmar posibles propuestas de intervención. Pero sobre todo supuso un factor de motivación muy especial para quienes asistimos. Esto nos hizo decidir que, sin duda alguna, nuestro trabajo con el alumnado debía comenzar así. Y contribuyó a definir el modelo de enseñanza de nuestro proyecto.

ProceTraba

A la izquierda, la primera impresión: basura acumulada al lado de la Sima. A la derecha, celebrando nuestro “encuentro” con la boca de la Sima.

Aunque la estructura en fases que sugiere el Programa de Educación Patrimonial ha sido más decisiva para desarrollar con nuestro alumnado un proyecto de trabajo global, cuyos pasos coinciden en lo básico. Así, el proceso de documentación se efectuó a partir de un guión previo de preguntas formuladas (y posteriormente organizadas) por el alumnado en la visita inicial (y finalmente única) a la Sima y la Marfea, realizada el jueves 24 de Noviembre. El diagnóstico y la definición de la problemática se abordaron mediante el estudio de la información obtenida y seleccionada anteriormente. Y la propuesta creativa de intervención ha sido nuestra síntesis final, materializada en la página Web y las maquetas.

Ha sido una labor teórica y práctica a la vez, basada en tareas individuales y de pequeños grupos, que se distribuyeron según su especificidad, complejidad y adaptación a cada nivel, y de acuerdo con su vinculación conceptual y procedimental con las asignaturas implicadas. Todas esas actividades han sido evaluadas y calificadas, integrándose nuestro proyecto (también por esta vía) en el proceso general de enseñanza y aprendizaje de los grupos que han intervenido: cuarto A y B de ESO, y la clase de la optativa de Historia de Canarias de primero de Bachiller. Finalmente no pudimos contar con la colaboración del alumnado en prácticas de TASOC, lo que supuso renunciar a nuestros objetivos sobre dinamización social del Valle de Jinámar en torno a la Sima y la Marfea.

Nuestro proyecto ha sido interdisciplinar, aunque el número y diversidad de las materias comprometidas ha variado según los niveles, y su intervención según las fases del proyecto. En cuarto de ESO han participado las áreas de Ciencias Naturales, Ciencias Sociales, Lengua Española y Literatura, Educación Plástica y Visual, y Tecnología. En primero de Bachiller la empresa recayó en la materia de Historia de Canarias. La vorágine del proceso nos hizo dejar finalmente de lado la posible colaboración de otros departamentos didácticos, como el de Filosofía o el de Inglés (imprescindible para la traducción de textos informativos), y de otros proyectos, como nuestra Radio Escolar, pese a la segura buena disposición de todos ellos.

En cualquier caso esto requirió el trabajo simultáneo en el aula (en el caso de 4º A) de varios profesores/as. Y también exigió la coordinación y comunicación permanentes entre el profesorado implicado. Además de múltiples conversaciones bilaterales para acordar tareas y plazos (e intercambiar recursos), celebramos tres reuniones de trabajo conjuntas (18 de Noviembre de 2005, 2 y 23 de Febrero de 2006). También hemos grabado en una carpeta específica del servidor del centro toda la documentación que iba generando el proceso, para que pudiera ser consultada en cualquier momento. Y desde el 23 de Marzo hemos creado un grupo de correo electrónico del profesorado (rudimentario pero efectivo) para reforzar nuestra comunicación enviando documentos de evaluación y planificación, y algunos instrumentos de trabajo.

Pese a nuestros esfuerzos hemos incumplido generalmente las previsiones de temporalización de las tres fases del proceso: de la primera programación y de las sucesivas que hemos ido acordando tras cada evaluación parcial. La principal razón ha sido la dificultad de planificar con exactitud la temporalización de un proceso de enseñanza y aprendizaje (al fin y al cabo) cuyo desarrollo coherente depende de múltiples actores, y no sólo del profesorado. A esto debe añadirse el Viaje de Fin de Curso, que nuestro alumnado de 4º de ESO celebra tradicionalmente la semana anterior a las vacaciones de Semana Santa. Y hasta la asistencia de nuestro centro al Encuentro de Secundaria, que se celebró en Santa María de Guía el jueves 27 de Abril. Aunque algunas áreas han dedicado todas sus horas al proyecto en las últimas semanas y también se emplearon las horas de Cultura Clásica de cuarto de ESO, el retraso ha operado en detrimento de la última fase. Sólo hemos contado con dos semanas para la ejecución plástica de nuestras propuestas de intervención.

Anuncios