Interés Científico y Estético de la Sima

El interés estético de la Sima depende exclusivamente de sus valores científicos, relacionados con la formación geológica de la zona y con el extraordinario estado de conservación que ofrecen sus comunidades vegetales, especialmente. Todo ello hace de la Sima un valioso lugar para estudiar el último ciclo de construcción de la Isla y las formaciones vegetales del Piso Basal, el Tabaibal-Cardonal

Geología de la Sima

En realidad la Sima es una chimenea vaciada, aunque se la suele calificar como un tubo volcánico. Sin embargo sus procesos de formación son diferentes.

La formación de un tubo volcánico es un proceso complejo en el que deben confluir varios condicionantes. El más importante es la existencia de la materia prima común a todas ellas: una corriente de lava con cierto grado de velocidad (generalmente coladas basálticas fluidas tipo “pahoehoe“).

Cuando un caudal de rocas fundidas de estas características avanza guiado por el relieve y ayudado por una pendiente moderada, sus márgenes se enfrían más rápidamente que en el interior y su velocidad de avance disminuye hasta casi detenerse.

Detalle de la boca de la Sima de Jinámar

Detalle de la boca de la Sima de Jinámar

Comienzan así a consolidarse las paredes laterales de la futura cavidad mientras el caudal interno sigue fluyendo. Cuando el flujo de la lava se mantiene el tiempo suficiente, las paredes terminan por soldarse en la parte más alta, constituyendo lo que será la bóveda, a la vez que la elevada temperatura interior mantendrá la lava fluida, permitiendo así el progresivo vaciado del canal a medida que el caudal disminuye. Al cesar la emisión de la lava el flujo interior acabará por desaparecer, quedando completada la creación del tubo.

Origen de la Sima

El cono de La Sima está en medio de un extenso campo de volcanes, entre los que destaca el de Bandama, correspondiente al último período de de construcción de la Isla. El volcanismo reciente ocurrió hace pocos miles de años. Éste episodio comenzó con la emisión de coladas y piroclastos basaltos.

Detalle de la ladera suroccidental de la Sima y parte del pico Bandama al fondo

Detalle de la ladera suroccidental de la Sima y parte del pico Bandama al fondo

Las erupciones continuaron hasta épocas cercanas; quizás la última fue la del Montañón Negro (junto a los pinos de Gáldar) fechada hace 3.000 años. En el Noreste de la isla abundan las formas volcánicas del Cuaternario, por eso se le ha llamado Neocanaria. La zona de la Sima es donde hay una mayor concentración de coladas y piroclastos basálticos, constituyendo el mayor ejemplo que existe por el Noreste de la isla de volcanismo reciente.

Biología de la Sima

La vegetación de las Islas Canarias está condicionada por la existencia de una flora rica de origen terciario, en parte, por el carácter volcánico del archipiélago y por factores climatológicos. La flora alcanza más de 1.800 especies diferentes, de las cuales algunos centenares se han introducido y asilvestrado desde tiempos históricos. La mayoría de estas plantas proceden de las tierras que bordeaban el antiguo Mar Mediterráneo hace ya algunos millones de años.

Tabaibales y cardonales

La presencia de la Tabaiba dulce y el Cardón es notoria en el Archipiélago. Este tipo de vegetación abunda más y alcanza mayor extensión en el Sur y Oeste de las islas, desde el nivel del mar hasta los 400 o más metros de altura. El Balo, Tadaigo, Duraznillo, Cornical y Verode y Salado son  también algunas de las plantas más típicas de estos ambientes. Este tipo de vegetación es el más extendido en todas las islas, y tiene una muy buena representación en las laderas de la Sima.

Tabaiba en la ladera de la Sima

Tabaiba en la ladera de la Sima

En esta zona, los seres vivos están sometidos a condiciones ambientales propias de las regiones desérticas: escasez de agua y altas temperaturas.

Las plantas de la zona baja presentan las siguientes características para adaptarse a la sequedad del ambiente.

Cardones en la ladera de la Sima

Cardones en la ladera de la Sima

– Hojas de reducido tamaño como las de las tabaibas o transformadas en espinas como en los cardones para evitar la pérdida de agua por transpiración.

– Suelen además tener tallos suculentos con el fin de almacenar y retener agua en su interior y pierden las hojas durante las épocas secas.

– También cabe mencionar la presencia de frutos secos, cuyas semillas son esparcidas por el viento, presentando incluso algunas, dispositivos especiales para diseminarse.

Esquema del Piso Basal reproducido por la alumna Carolina Cárdenes Torres

Esquema del Piso Basal reproducido por la alumna Carolina Cárdenes Torres

Fauna del piso basal

La fauna terrestre en la isla se caracteriza por la ausencia de grandes vertebrados y de especies dañinas. Las aves y reptiles constituyen las especies más numerosas de la fauna terrestre de Gran Canaria. Respecto a las aves, son las que tienen mayor representación en la isla, pudiendo encontrarse en estos espacios abiertos al Gisbita Caminero, adaptado a las carreras; también y entre los arbustos, se hallan pequeños pájaros que destacan por su canto, como las Currucas o el poderoso Aucaclón Real, que utiliza su pico curvo para desgarrar a sus presas. Cabe además nombrar al Cernícalo, ya que anida en las paredes de los barrancos y caza a su presa en zonas descubiertas. En cuanto a los reptiles como los lagartos y perenquenes, cabe decir que encuentran en esta zona las condiciones ideales para poder vivir.

En cuanto a los animales invertebrados son numerosos los insectos que se alimentan de los troncos de los viejos cardones; muchos, que viven bajo tierra, obtienen el alimento de las Tabaibas, como los escarabajos Pimelia y Hegeter.

Sitios de interés

Sistema de Información Medioambiental de Canarias

Ben Magec Ecologistas en Acción de Canarias

Colectivo Ecologista de Telde TURCON

Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza

Jardín Botánico Viera y Clavijo

Anuncios